General

Uso de fregadoras automáticas en parquet

Limpiar los suelos de parqué, tarima o madera siempre parece complicado. A ves son suelos delicados y encontrar la manera de mantenerlos intactos y limpios no siempre es fácil. Y, en la mayoría de los casos, es porque hemos invertido dinero y esfuerzo para tener este tipo de suelos y nos preocupamos por darle un buen cuidado.

Si seguimos algunas normas básicas, lo conseguiremos sin ningún problema. Por ejemplo, hay que utilizar siempre productos específicos y adecuados para ellos. Encontrarás varias marcas y precios en el mercado. Pero, sobre todo, nunca uses líquidos químicos o abrasivos que puedan dañar la superficie. Descarta los experimentos! Para proteger este suelo de rayas, forra con fieltro las patas de los muebles o la superficie que está en contacto con el parqué. Si son elementos con ruedas, como una aspiradora o una fregadora automática, asegúrate de que sean de goma blanda para que no hagan surcos o dañen el barniz.

También se desaconseja el uso de aparatos de vapor para limpiar estas superficies de madera, tarima o parqué ya que su contacto con el agua debe ser escaso y limitado. Además no conviene exponerlo a temperaturas elevadas porque afecta a la capa de protector que suelen llevar incorporada. Por otro lado, no debes verter directamente el producto sobre el suelo para evitar la acumulación de líquidos y la hinchazón de la madera. Incluso los productos específicos deben ir disueltos en agua o aplicados sobre la fregadora automática, la fregadora manual o la mopa. Aplica soluciones de barniz cada cierto tiempo para frenar el deterioro de las zonas más transitadas y evita en lo posible arrastrar muebles o electrodomésticos por la superficie. Si no te queda más remedio que hacerlo, colócalos encima de una manta, antes de arrastrarlos para evitar dañar el suelo de madera.

Otra recomendación importante es que evites el uso de zapatos de tacón que puedan perjudicar a este tipo de suelos. De hecho, siempre aconsejamos acostumbrarse a descalzarse antes de entrar en casa para evitar agresiones y reducir la suciedad que entra del exterior. Y, respecto a las mascotas, impide que sus uñas acaben con tu la calidad de tu suelo. Córtalas o educa al animal para que no rasque la superficie.

Hay fregadoras automáticas o robots friegasuelos que pueden utilizarse sin problema en suelos de madera sellada. Deben estar adaptadas a este tipo de suelos incorporando ruedas de goma para no producir rayas. Estas ruedas tienen una alta durabilidad, pero es importante cambiarlas en cuanto aparecen los primeros signos de desgaste.

Lo cierto es que la calidez y el valor estético que aportan los suelos de madera, muchas veces compensan su delicadeza o exigencias a la hora de limpiarlos. En este artículo hemos comprobado que hay soluciones para todo. Simplemente hay que poner un poco de atención e interés y nuestros suelos de madera lucirán resplandecientes por más tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *